Se ha producido un error en este gadget.

martes, 16 de marzo de 2010

atentados terrorisatas

Las rutas de la violencia se cruzan en Buenaventura

Ana María Saavedra S. | El Pais

Conozca:
La historia
Las medidas




Miembros del Cuerpo Élite Antiterrorista, Ceat, de la Policía y de la Infantería de Marina patrullan las 24 horas barrios como Lleras, Juan XXIII, La Inmaculada y Pueblo Nuevo, entre otros.

El año pasado fueron asesinadas 404 personas. El Puerto fue la ciudad más violenta del país, con una tasa de 138 homicidios por cada cien mil habitantes. También se presentaron 38 atentados terroristas. Cerca de tres mil hombres de la Policía y la Infantería vigilan la ciudad.

En Buenaventura la guerra es similar a la marea. La violencia sube y baja, pero nunca se va. Y el motor de este conflicto es el narcotráfico. La disputa por las rutas de envío de la droga, entre las Farc y las bandas conformadas por antiguos paramilitares, ha inundado de sangre la ciudad.

El año pasado el Puerto fue la ciudad más violenta en todo el país, fueron asesinadas 404 personas. La tasa de homicidios fue de 138 por cada cien mil habitantes.

Las autoridades calculan que el 40% de los homicidios se originaron en vendettas entre narcotraficantes, el 25% en el conflicto armado, 7% en venganzas personales, 6% en la delincuencia común y el 1% en operativos de la Fuerza Pública. El 10% restante está por establecer.

Pero la proliferación de homicidios es sólo uno de los problemas que padece el principal puerto del país. Los atentados terroristas, (38 en el 2006) también tienen en vilo, tanto a las autoridades como a la comunidad. La semana pasada una bomba mató a seis personas, dos de ellas policías.

Después de este hecho, un Cuerpo Élite Antiterrorista, Ceat, fue asignado a esta ciudad. Su misión, desvertebrar las milicias de las Farc.


Cerca de tres mil hombres de la Policía y la Infantería de Marina están encargados de la seguridad. Barrios como La Inmaculada, Lleras, Viento Libre y Juan XXIII permanecen militarizados las 24 horas.

La Armada y la Policía revelaron la lista de los diez milicianos más buscados. Nueve de ellos ya están tras las rejas. Uno de ellos es William Riascos , apodado 'Seguidilla, señalado por las autoridades de ser el cerebro detrás de los últimos atentados terroristas.

'Seguidilla' se entregó esta semana a las autoridades, luego de que ofrecieran una recompensa de $50 millones por su cabeza.

El señalado jefe de milicias de la ciudad es una ficha más del ajedrez de la violencia que tiene en jaque al Puerto. Hace años cuando William velaba el cadáver de su hermano, los ‘paras’ llegaron a su casa y mataron a su papá. Luego, dispararon sobre el ataúd. “Lo hicieron porque mi mamá no quiso venderles una casa en el barrio Pueblo Nuevo”, dice.

Esa historia todavía la cuentan en Buenaventura. También recuerdan como el miliciano perteneció a una banda que secuestró a un alemán.



La historia

Hace más de quince años el Frente 30 de las Farc llegó al Puerto. Tiempo después alias 'JJ', líder de las milicias del Manuel Cepeda, fue comisionado para manejar esta ciudad. El propio 'Seguidilla' fue uno de esos jóvenes seducidos por la subversión. “Ingresé a las Farc por

'El Chino', un amigo que me contactó”, contó el miliciano. 'El Chino' fue el guerrillero que fue detenido en Cali en diciembre, por su relación con los atentados ocurridos en esta ciudad. El joven, natural del Puerto, ayudó a la desmovilización de 45 subversivos.

'El Chino' relató como en 1997 fue contactado para trabajar con las Farc. Su misión consistía en cobrar una 'vacuna' a los narcos por la droga que sacaban del Puerto. Por cada tonelada la tarifa era entre $500 y $1.000 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada